Estiramiento Muscular

Su función es la de tonificar la musculatura, preparándola para el esfuerzo. Por un lado el efecto de “bomba de succión” que provoca el estiramiento va a mejorar el aporte de nutrientes a las células musculares, así como una mejor capacidad de trabajo al disminuir la viscosidad y aumentar la elasticidad de los tejidos. Por otro lado, estimulamos el huso neuromuscular, aumentando el tono, es decir, ponemos al músculo en un estado de “pretensión”, de aviso ante el esfuerzo que se le avecina.
Como la flexibilidad involuciona con la edad, debemos trabajarla regularmente: al nacer tenemos una flexibilidad del 100% que con los años vamos perdiendo; poco a poco nos vamos haciendo más rígidos.
Los estiramientos fundamentalmente tienen dos mecanismos de acción sobre el sistema muscular:

1. A nivel vascular provoca un efecto de “bomba de succión” que hace aumentar el riego sanguíneo en el interior del músculo.

2. A nivel neuromuscular provoca una modificación del tono, ya sea estimulando o inhibiendo el huso neuromuscular, dependiendo de la intensidad y duración del estiramiento.
De esta manera, según en qué momento del entrenamiento empleemos los estiramientos van a realizarse de un modo diferente para conseguir los efectos deseados, y por tanto una mejor predisposición para la actividad que vamos a llevar a cabo.

ESTIRAMIENTOS DE PIERNAS, INGLE Y CADERAS
(7 MINUTOS APROXIMADAMENTE)
Estirar después de un ligero calentamiento que se puede realizar caminando o pedaleando en una bicicleta estática 2 a 3 minutos.
Recordar que se deben controlar los ejercicios de estiramiento a medida que el cuerpo se hace más sensible. Relajarse y respirar con normalidad.

10 A 15 segundos cada pierna 15 a 20 segundos cada pierna Mantener 20 a 30 segundos
10 a 15 segundos 15 a 20 segundos cada pierna 20 a 30 segundos
15 a 20 segundos cada pierna 10 a 15 segundos por pierna 30 segundos cada pierna
10 a 15 segundos por pierna 30 segundos 10 a 15 segundos por pierna